© 2016 All rights reserved

Brecha 567, 11000, Montevideo - Uruguay

(+598) 2916 4560 - 099 222 817

  • Facebook Clean

"La moneda constructivista de Francisco Matto"

13/11/2016

 

Francisco Matto Vilaró fue un dibujante y pintor uruguayo, nació en Montevideo, Uruguay en el año 1911, se caracterizó por ser autodidacta en ambas disciplinas, pero se especializó particularmente en arte precolombino, luego de conocer dicho arte a través de un viaje que realiza a Argentina en 1932, para luego en 1939, ingresar al taller de Joaquín Torres García, convirtiéndose años más tarde en miembro fundador de dicho taller. En 1969, el Banco Central del Uruguay le encargó el diseño de una moneda conmemorativa para FAO, que ganó en 1971 el premio Gesellscraft Fur Internationale Geldgeschichte en Alemania.
 

SIMBOLISMOS:

1. Cara del Creador; 2. Escuadra; 3. El Hombre Universal, hombre sin distinción de razas; 4. Anguila, representa el elemento marino; 5. Yugo para uncir los bueyes; 6. Simientes; 7. Ave y semilla; 8. Rama de árbol frutal; 9.Pala; 10. Boya, elemento para la pesca; 11. Batea para conservar agua y una semilla; 12. Estacas de frutales; 13. Hacha; 14. Reja de arado; 15. Animal vacuno y semilla; 16. Lagartija; 17. Mano para moler granos.

 

 

La moneda realizada por Matto, marcó un momento especial en la historia de las artes plásticas nacionales: el Banco Central pidió a Matto el diseño, partiendo de la premisa de que el Constructivismo es el arte del Uruguay

 

La Técnica

"Generalmente, y cuando de monedas se trata, el artista hace el dibujo, es decir, el diseño, que se envía a los técnicos que harán la moneda. Ellos interpretan el diseño y lo realizan. Pero en el caso de esta moneda, todo fue diferente. Poco después que hice el diseño, lo plasmé en barro. El Arq. Ernesto Leborgne repitió lo hecho por mí en yeso. Eso fue algo bastante notable. Leborgne debió aprender el oficio de yesero para hacerlo y lograr la perfección total, reparando los filos que se rompían, cuidando cada detalle. Así llegó a hacer los dos platos, correspondientes a las dos caras de la moneda por mí diseñada, (un lado es un sol) tal como yo lo pensé. Esos platos de Leborgne se enviaron a la Casa de la Moneda en Santiago de Chile, donde se acuñó. Pero es precisamente el concienzudo trabajo de Leborgne el que le dio a la moneda la pureza de líneas que la caracteriza.

 

Extraido el 13 de enero de 2016 de http://www.monedasuruguay.com/doc/doc/1950/9760531.htm

Otras fuentes: Wikipedia.

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload